Sol de otoño en la piel.

Recoge los pedazos, junta las piezas, aparta lo que solo existe en tu mente, deshazte de lo que sobra. Escúchate, mímate, no dejes que tus pensamientos te hagan tropezar contigo mismo a cada paso, a cada palabra hiriente de quien no te quiere.

Esta mañana he recogido el polvo de un ayer lejano que se empeña en acumular capas de suciedad sobre mi. Vuelvo a ver brillos, reflejos de mi. Vuelvo a encontrar a ese niño que siempre está ahí.

Cambio los trozos por la fuerza de las ilusiones, los rotos por hermosas cicatrices, las tristezas y los vacíos por sonrisas de medianoche y vida, mucha vida, para llenar de alegría rincones y espacios desangelados por el olvido de los días.

Hoy me propongo crear, sonreír, estar y ser. Nada difícil, solo eso que soy, eso que merezco, eso que cada uno de nosotros puede ser si queremos.

Hoy quiero agradecer lo que tengo, lo que soy y no pretender más que eso. Vida en el corazón. Paz en mi alma.

¿Me acompañas? ¿Saltamos?

2016-11-09 22.56.10.jpg

Publicado en Amor, Soltar | 1 Comentario

Poder decir adiós es crecer

“Poder decir adiós es crecer”
Gustavo Cerati

Esta frase ha inspirado este poema. Aunque, de hecho, lo inspira cada día mi intento de ser mejor persona. Aprendo cada día de mis errores, de mi soberbia, de mi inmadurez, de mi falta de voluntad, de mis éxitos, de mi alegría, de mi buen humor, de la sonrisa que me aparece cada mañana al levantarme, de aquello que ocurre cada día en mi vida. Doy gracias por lo que viví y por lo que vivo. Siento el roce del tiempo, la caricia del momento y la esencia de mi vida transitar a destiempo. Me quedó el regalo del amor, mal envuelto, envejecido pero que salió del corazón. Os dejo un poema hecho desde ahí, palpitando letras y pasión.

e179027f3d3b926de9ee72c387b306dc

Como el aire al respirar,
así deberíamos soltar.
Diciendo adiós. Sin sufrir.
Vaciando,
para, luego,
volver a llenar.
Así es de natural.

Como el péndulo
que viene y va,
así deberíamos soltar.
Porque todo se va
y, siempre, ese todo
vuelve a su lugar.

Nunca será igual.
Siempre diferente.
Pero siempre
se vuelve a colocar.
Y recordarás
que el principio era un manantial,
y al final,
aunque duela, debería ser igual.

Debo recordar,
que aquellas flores de primavera,
se caen al ver al otoño llegar.
Que así mudamos también nosotros.
Que aprovechamos el invierno
para ajustarnos la forma,
volver renovados
y llenos de la esencia,
que somos en realidad.

Siendo, somos.
Respirando, oscilando.
Yendo, viniendo.
Soltando,
volviendo a empezar.
Siendo siempre,
lo que siempre somos.

 

Publicado en Adiós, Amor, Soledad, Soltar | Deja un comentario

Un invierno y casi dos veranos

Con los años, hasta se nos olvidó que nos buscábamos.

Siento como si hubiéramos planeado encontrarnos desde el nacimiento, como si descubrirnos hubiera sido nuestro primer deseo. Un deseo inexperto, torpe y desorientado. Andábamos dando palos de ciego, como niños, con la seguridad de que existíamos pero sin saber dónde buscarnos.

Y llegó el día en que la sombra que habíamos creído resplandor cambió con un cruce de miradas. Costó recordar. Habíamos olvidado que nos buscábamos, pero se hizo el día en tus ojos, estalló el mar en los míos. Se hizo la luz, con tu luz, con mi mar y, en una ola, nos reconocimos.

Llego un momento en que vestimos las ilusiones con menos accesorios, con menos aditivos. Miramos al frente, cada vez con mas coraje, con menos dudas, ignorando penas caducadas y desvaríos. Nos reímos con más ganas, más seguros, con el espíritu claro de que había que disfrutar de lo que la vida nos regalaba.

Conseguimos cambiar cada noche el reparto, el argumento, el desenlace, el estilo. Desde la comedia al drama, rodando la vida en un escenario cada día distinto. No había tema tabú, ni letras que sobraran en las palabras. Dimos de comer al alma con poesía, intercambiando emociones, filtrando sentimientos y el latido de nuestros corazones en cada rima, en cada verso, con cada acento. Y seguimos juntos más de un año, bañándonos de sol y de sal, de reflejos de luna y de seda en la piel. Durante el día y, también, en la pasión de la noche.

Y cuando anocheció en nosotros y la rima se hizo solo papel, quedamos una mañana, muy temprano, para abrazarnos como nunca, para sonreírnos desde el alma amiga, para besarnos, por última vez. La lluvia nos vino a ver para limpiar el momento, mojándonos con lágrimas dulces, para endulzar nuestra alma. Ella sabía que no nos volveríamos a ver.

Envolvimos con las manos el recuerdo de nuestra piel, en los ojos el mar que tanto nos quiso y que rebosaba por nosotros sal y miel, en el corazón la luna que nos acompañó siempre, y en el alma el amor que nos profesamos una vez. Solo quedó recordar aquella llama eterna que duro un invierno y casi dos veranos esta vez.

Te vi, alejarte triste, para no volvernos a ver.

14225539_1243570362353787_8635586620317535079_n.jpg

Incondicionalmente

Publicado en Amor, Soledad | 2 comentarios

Hacia ningún lugar

Me encontré parado, sentado en el suelo polvoriento, sin opciones ni ganas de moverme de donde estaba.

Respiraba agitadamente, recomponiéndome por dentro, intentando entender dónde estaba y hacia dónde quería ir.

Había olvidado ya la caída.

Había tomado tanta carrerilla que, en este momento, apenas entendía nada.

Solo recordaba que había sido fantástico, que me había emocionado como nunca antes, que había sentido la vida recorrer mi cuerpo de parte a parte y que, desde hoy, nada iba a ser igual.

Recogí del suelo lo que me quedaba; unas llaves, una pequeña caja de metal, un mechón de cabello rubio como el oro que coloqué entre las páginas de un pequeño libro de tapas azules que yo estaba seguro que lo explicaba todo. Lo metí en el petate y seguí caminando, mire al frente y no me separé del borde de la carretera.

Levante el pulgar de la mano izquierda, alce la mano y empecé a caminar. De nuevo, hacia ninguna lugar.

Publicado en Amor propio | Deja un comentario

Uno nunca sabe cuánto silencio va a encontrar tras la puerta.

No quiero correr,
ni echar la vista atrás.
Voy a mirar de frente,
dejar de frenar mis pasos,
de caminar lentamente,
como si hubiera que estar pendiente
de no avanzar de más.

Me engaña la mente,
por eso escribo,
porque los recuerdos mienten.

cropped-puerta-azul-2560x6404.jpg

Publicado en silencio, Soledad | Deja un comentario

A la tempestad

Anda la luna escondiéndose
detrás de las nubes
que la siguen para abrazarla.
Ella derrama su luz sobre el agua,
acariciando la mirada perdida
de una niña en una noche robada.

Lleva ya la mar
muchas batallas ganadas.
Sobre las olas,
en la arena suave,
en tantas caricias soñadas.

Se enredan entre sus dedos,
suspiros, recuerdos,
emociones y calmas.
No hay pensamientos.
Es el corazón que habla desbocado
a la tempestad de su alma.

Ay niña que el corazón no entiende
ni de miedos
ni de mentiras
ni de patrañas.
Sólo habla de amor si le escuchas
y te llena de pasiones
y de caricias al alma.

Publicado en Alma, Amor, Luna, Mar, Pasión | Deja un comentario

…ese abrazo.

“No sabía que me hiciera tanta falta aquel abrazo.
No tenía idea de que sentirte tan cerca
fuera a limpiarme tanto.
Me pregunté en silencio,
‘¿por qué has esperado tanto?'”

José Luis Afán de Ribera

lovers-on-a-date-in-sunset-hugging-and-kissing-romantic-love-scene-1920x-1080-full-hd-footage_71uwbuj8__S0000.jpg

Publicado en Alma, Amor, cielo | Deja un comentario

Letras

Hay tanto vistiendo letras,

amores y cantos.

Hay tanto en el camino

si vuelas a buscarlo.

Hay tanto de ti en mí.

Fue tanto lo que nos dimos,

que suena música al recordarlo.

Publicado en Amor, Mar, Pasión | 2 comentarios

Tatuado en el Alma

Ana siempre escribe desde dentro, acariciando las palabras. Unas veces dulcemente, con suavidad. Otras veces con pasión, y siempre, siempre desde el corazón.

Ana Lesman

Los amores más bellos

son amores callados.

Los que no hacen ruido al andar.

Aquellos que no necesitan gritar.

A los que tienen luz en sus ojos 

e iluminan el otro mirar.

¡A ese Amor! A esos…

Eternamente y sin tinta

Tatuados en el Alma van.

                                                                     Ana Lesman

Ver la entrada original

Publicado en Alma, Amor, Uncategorized | Deja un comentario

Silencios

Me guardo las palabras
en bolsillos de silencio.

Las guardo con los deseos,
los sueños,
y aquellos desbordantes anhelos
que creí nuestros.
Reposan con sabor a verano,
a lluvia en la cara.
Pintadas del color de la brisa
y de aquel olor a cielo.

¿Sabes?
todo eso también lo guardo dentro,
junto al roce de tu piel
que hace que cierre los ojos,
junto a aquel atardecer
que cuando lo recuerdo,
me deja sin aliento.

Me guardo las palabras,
las letras
y tu nombre,
que escribo lentamente,
suavemente,
con la yema de los dedos,
cada vez que tu mirada
se cuela en mis silencios.
© José Luis Afán de Ribera

tumblr_pa4ryuCJt81vk26fvo1_540.gif

Publicado en Alma, Amor, Lluvia, Luna, Mar, Pasión | Deja un comentario

Mentir

El error no es mentir por temor a herir a otro;
el error es creer que mientes por ese motivo.
El error es mentir. Simplemente.
El error es engañarse a uno mismo,
creyéndote que lo haces por otro
cuando, en realidad,
siempre siempre,
mientes por ti.

errar.jpg

Publicado en Amor, silencio | Deja un comentario

En mis manos

Abrí las manos.
Tenía ver qué había estado sujetando tanto tiempo.
Solo había un rastro de luna, cielo y silencio.

Con aquella caricia,
lo que quedaba,
lo robó el viento.

37255712_645760585792377_4907706125224247296_n.jpg

Publicado en Adiós, Amor, cielo, Mar | Deja un comentario

Amar la poesía

Harto, cansado de todo aquello,
resolví no dedicarle más palabras,
más pensamientos,
más vacíos huérfanos.

Pensé en no perder más tiempo
acariciando aquella imagen,
grabada con tanto Amor en mi alma,…

Pensé en todo eso,
hasta que comprendí que, en realidad,
desde que le dedicaba mis emociones,
mis oscuridades y mis luces,
mientras escribía,
desgranando fibra a fibra los deseos,
mientras peinaba las emociones
y las teñia de aquel mar y aquella brisa,…
mientras hacía todo eso,
acariciaba las letras,
una a una,
y dibujaba con colores las palabras.

¿Cómo no amar la poesía?
¿Cómo no amarla a ella?

Jose Luis Afán de Ribera

Publicado en Alma, Amor, Mar, Pasión, Poesía | 3 comentarios