A medias

Quedó a medias.
Entre tú y yo,
todo quedó a medias.

La caricia en la piel,
el corazón esperanzado,
una disculpa sincera,
un abrazo,
todo a medias.

Silencios que lo dicen todo,
miradas de súplica,
miradas de amparo,
muchas palabras.
Todo.
Todo quedó a medias.

Los planes, los sueños,
tu huesuda y dulce mano,
aquella vida nuestra,
que imaginé,
que se dibujaba,
que viví, que acariciaba.
Toda ella quedó a medías.

Y ahora convivo con la ausencia
que yace en silencio en mi cama.
Respiro el aroma
que brevemente evapora
esencias, caricias y ganas.
Huyendo del ahora,
dejándolo todo en nada.

Todo quedó a medias,
diluyéndose entre palabras,
los besos,
las caricias,
escurriéndose entre los dedos,
como el agua,
como el mar en mis entrañas.

Quedó a medias.
Entre tú y yo,
todo quedó a medias.
La conexión,
la emoción
la amistad,
el amor,
todo,
nada.

73c011b6108fc8c8bf7810144bf9d016.jpg

Publicado en Amor, Luna, Mar, Pasión | 7 comentarios

Poder decir adiós es crecer

“Poder decir adiós es crecer”
Gustavo Cerati

Esta frase ha inspirado este poema. Aunque, de hecho, lo inspira cada día mi intento de ser mejor persona. Aprendo cada día de mis errores, de mi soberbia, de mi inmadurez, de mi falta de voluntad, de mis éxitos, de mi alegría, de mi buen humor, de la sonrisa que me aparece cada mañana al levantarme, de aquello que ocurre cada día en mi vida. Doy gracias por lo que viví y por lo que vivo. Siento el roce del tiempo, la caricia del momento y la esencia de mi vida transitar a destiempo. Me quedó el regalo del amor, mal envuelto, envejecido pero que salió del corazón. Os dejo un poema hecho desde ahí, palpitando letras y pasión.

e179027f3d3b926de9ee72c387b306dc

Como el aire al respirar,
así deberíamos soltar.
Diciendo adiós. Sin sufrir.
Vaciando,
para, luego,
volver a llenar.
Así es de natural.

Como el péndulo
que viene y va,
así deberíamos soltar.
Porque todo se va
y, siempre, ese todo
vuelve a su lugar.

Nunca será igual.
Siempre diferente.
Pero siempre
se vuelve a colocar.
Y recordarás
que el principio era un manantial,
y al final,
aunque duela, debería ser igual.

Debo recordar,
que aquellas flores de primavera,
se caen al ver al otoño llegar.
Que así mudamos también nosotros.
Que aprovechamos el invierno
para ajustarnos la forma,
volver renovados
y llenos de la esencia,
que somos en realidad.

Siendo, somos.
Respirando, oscilando.
Yendo, viniendo.
Soltando,
volviendo a empezar.
Siendo siempre,
lo que siempre somos.

 

Publicado en Adiós, Amor, Soledad, Soltar | 3 comentarios

De la mano

Caminaré junto a ti
hasta que sientas
que puedes sostenerte.
Hasta que no te arrastre la corriente
y ya no navegues a la deriva,
perdida y sola.

Soltaré luego tu mano
para que sientas
que ya puedes,
que tienes el presente
en tus manos.

No me alejaré,
me quedaré a tu lado
por si quieres, ahora sí,
darme de nuevo la mano,
para caminar juntos,
para ser uno,
para ser,
rendidos uno al otro,
uno y dos,
pero juntos,
de la mano.

Rudolf Bonvie.png

Rudolf Bonvie

Publicado en Amistad, Amor | Deja un comentario

Gas…

“Ámame
bésame
besa mis labios
besa mi pelo
mis dedos
mis ojos, mi cerebro
hazme olvidar”.

Charles Bukowski

Publicado en Amor, Pasión, Soltar | Deja un comentario

…que curioso…

Fíjate, que curioso, a veces te encuentro en cualquier sitio, respiro tu mismo aire, te siento conmigo… y todo eso, por ver cómo se despide el día en nuestro cielo.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado | Deja un comentario

…en las nubes…

Cuelgo mis sueños en las nubes para decorar cielos de esperanza.

121488109_3751874701523328_7743992707408363788_o.jpg

Publicado en Amor propio, cielo, Delirios | Deja un comentario

Atardecía

Atardecía mientras paseaba por la orilla, mojándome los pies de sal y cierta indulgente nostalgia. Recordaba otros tiempos, otros mares, otras causalidades; me acordaba de esas personas que pasan por nuestra vida para cambiarla, que nos ayudan a entender y a aprender, a aceptar y, luego, a perdonar y a perdonarnos, cada dia.

Atardecía y te sentí caminar a mi lado, en silencio, entrelazadas las manos, disfrutando el paisaje, saboreando el momento.

Atardecía. Sonreí agradecido y miré hacia adelante, hacia donde se mueven alegres todos esos recuerdos.

120523447_3719049858139146_7248582123548297871_o

Publicado en Amor, Delirios, Mar, Pasión, PAZ | Deja un comentario

Levanta la mirada,
otea el horizonte de esa paz callada,
abandónate a la mar en calma,
deja que se pose en ti el momento
y te invada el alma.

Publicado el por José Luis Afán de Ribera | Deja un comentario

Efímero

Escribes en la arena

lo que deseas efímero,

hasta que una nueva ola

se lo lleve consigo.

El mar guarda el secreto

de lo nuevo, de lo antiguo.

De todo aquello que deja

una estela de memoria

que, como una serpentina,

decora y despierta tu camino.

Publicado en Alma, Amor, Mar, Poesía | Deja un comentario

Siempre sopla a favor el viento…

Siempre sopla a favor el viento…

Cuando relajado me susurra al oído
en una tarde fresca de verano,
cuando misterioso, se tensa,
antes de la tormenta
o cuando ruge ante el cambio.

Siempre sopla bien el viento,
cuando me acaricia el alma,
porque nunca pierde el paso.

Cuando me limpia,
cuando está en calma,
cuando arrasa, de repente,
y se lleva por igual
risas y momentos rancios.

Cuando hincha con fuerza
las velas de temores
y abismos vanos.

Cuando se calma de nuevo,
y deja paso al silencio,
al vacío, a esa ‘nada’
que llena de paz,
todo a su paso.

Siempre sopla a favor el viento,
me enseña que no hay que temer al cambio
ya que solo deja a su paso,
lo importante, mi ánimo,
limpio y claro.

_olas_941c6d57.jpg

Publicado en Amor, Amor propio, Delirios, Mar, Soledad, Soltar | Deja un comentario

Isabel Blanco

Cuando leo cosas así enmudezco. Solo siento. Sonrío al notar la sensibilidad de quien lo escribe, de quien lo comparte. Hay almas que saben acariciar otras almas.
Eso sí me parece grande.

“El día que quise ser grande
me puse zapatos grandes,
grandes ropas,
frases grandes.

El día que quise ser grande
me compré una casa grande,
un velero,
cien montañas,
doce castillos
y un valle.

Y pasó el tiempo.

Y necesité el aire y olas para el velero.
Las flores y sus aromas para el valle.
La lluvia y el arco iris sobre las montañas.
La piel desnuda para las ropas.
El baile para los zapatos.
Y besos para mi boca.

Y vendí los castillos.
Y la casa grande.
Y el velero.
Y las montañas y el valle,
las ropas y los zapatos.

Y me quedé con el aire,
las olas y el arco iris
las flores y sus aromas,
la piel desnuda,
la lluvia,
el baile
y los besos en la boca”

Isabel Blanco

Publicado en Amor propio, Poesía | Deja un comentario

Fluir

¿Y aún nos preguntamos por qué miramos al cielo?

Entre el mar y el cielo suelo encontrar emociones olvidadas, la distancia justa con los sueños, las palabras y, también, los infiernos.

¿Qué tendrán los cielos que, aunque ni me hablen ni me respondan, siempre hacen que me sienta nuevo?

Gracias por la foto Rafa Gallardo Garcia

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario