Poder decir adiós es crecer

“Poder decir adiós es crecer”
Gustavo Cerati

Esta frase ha inspirado este poema. Aunque, de hecho, lo inspira cada día mi intento de ser mejor persona. Aprendo cada día de mis errores, de mi soberbia, de mi inmadurez, de mi falta de voluntad, de mis éxitos, de mi alegría, de mi buen humor, de la sonrisa que me aparece cada mañana al levantarme, de aquello que ocurre cada día en mi vida. Doy gracias por lo que viví y por lo que vivo. Siento el roce del tiempo, la caricia del momento y la esencia de mi vida transitar a destiempo. Me quedó el regalo del amor, mal envuelto, envejecido pero que salió del corazón. Os dejo un poema hecho desde ahí, palpitando letras y pasión.

e179027f3d3b926de9ee72c387b306dc

Como el aire al respirar,
así deberíamos soltar.
Diciendo adiós. Sin sufrir.
Vaciando,
para, luego,
volver a llenar.
Así es de natural.

Como el péndulo
que viene y va,
así deberíamos soltar.
Porque todo se va
y, siempre, ese todo
vuelve a su lugar.

Nunca será igual.
Siempre diferente.
Pero siempre
se vuelve a colocar.
Y recordarás
que el principio era un manantial,
y al final,
aunque duela, debería ser igual.

Debo recordar,
que aquellas flores de primavera,
se caen al ver al otoño llegar.
Que así mudamos también nosotros.
Que aprovechamos el invierno
para ajustarnos la forma,
volver renovados
y llenos de la esencia,
que somos en realidad.

Siendo, somos.
Respirando, oscilando.
Yendo, viniendo.
Soltando,
volviendo a empezar.
Siendo siempre,
lo que siempre somos.

 

Publicado en Adiós, Amor, Soledad, Soltar | 2 comentarios

Un invierno y casi dos veranos

Con los años, hasta se nos olvidó que nos buscábamos.

Siento como si hubiéramos planeado encontrarnos desde el nacimiento, como si descubrirnos hubiera sido nuestro primer deseo. Un deseo inexperto, torpe y desorientado. Andábamos dando palos de ciego, como niños, con la seguridad de que existíamos pero sin saber dónde buscarnos.

Y llegó el día en que la sombra que habíamos creído resplandor cambió con un cruce de miradas. Costó recordar. Habíamos olvidado que nos buscábamos, pero se hizo el día en tus ojos, estalló el mar en los míos. Se hizo la luz, con tu luz, con mi mar y, en una ola, nos reconocimos.

Llego un momento en que vestimos las ilusiones con menos accesorios, con menos aditivos. Miramos al frente, cada vez con mas coraje, con menos dudas, ignorando penas caducadas y desvaríos. Nos reímos con más ganas, más seguros, con el espíritu claro de que había que disfrutar de lo que la vida nos regalaba.

Conseguimos cambiar cada noche el reparto, el argumento, el desenlace, el estilo. Desde la comedia al drama, rodando la vida en un escenario cada día distinto. No había tema tabú, ni letras que sobraran en las palabras. Dimos de comer al alma con poesía, intercambiando emociones, filtrando sentimientos y el latido de nuestros corazones en cada rima, en cada verso, con cada acento. Y seguimos juntos más de un año, bañándonos de sol y de sal, de reflejos de luna y de seda en la piel. Durante el día y, también, en la pasión de la noche.

Y cuando anocheció en nosotros y la rima se hizo solo papel, quedamos una mañana, muy temprano, para abrazarnos como nunca, para sonreírnos desde el alma amiga, para besarnos, por última vez. La lluvia nos vino a ver para limpiar el momento, mojándonos con lágrimas dulces, para endulzar nuestra alma. Ella sabía que no nos volveríamos a ver.

Envolvimos con las manos el recuerdo de nuestra piel, en los ojos el mar que tanto nos quiso y que rebosaba por nosotros sal y miel, en el corazón la luna que nos acompañó siempre, y en el alma el amor que nos profesamos una vez. Solo quedó recordar aquella llama eterna que duro un invierno y casi dos veranos esta vez.

Te vi, alejarte triste, para no volvernos a ver.

14225539_1243570362353787_8635586620317535079_n.jpg

Incondicionalmente

Publicado en Amor, Soledad | 2 comentarios

Hasta que el cielo se incendió

Esperé.
Hasta que el cielo se incendió.
Humearon el té y el café,
hasta que la mesa se llenó de vida.
Tú y yo.
Frente a frente.

Un momento breve
y te sentí cerca, muy cerca.
Mágico y cruel a la vez.

Mágico, por la mutua caricia al alma,
consolando nuestro agitado espíritu,
desbordado de lágrimas.
Cruel, por las realidades dramáticas,
que vienen sin llamarlas,
para que aprendamos.

Y mi mano buscó la tuya
porque necesitaba sentirla
para calmar mi dolor,
porque necesitaba sentirte
para acompañar el tuyo,
más allá de la piel,
más allá del disfraz,
allí donde el alma es cielo
e infierno a la vez.
allá donde puede Ser,
sin mirar atrás.

img_7120

Publicado en Alma, Amistad, Amor, cielo, Pasión, silencio | Deja un comentario

Aquel invierno

Hay tanto cielo por todas partes.
¿Cuántas aristas tiene cada curva de tu cuerpo?
¿Con cuántas de ellas tropecé aquel invierno?
¿Cuántas veces te recordé entre rojos y negros?
En el suelo,
en el cielo,
en el mismo infierno

¿Cuántos suspiros caben en la locura del olvido?

img_7757

© José Luis Afán de Ribera

Publicado en Amor, cielo, Pasión, Uncategorized | Deja un comentario

Estela de luna

Entre la luz de la verdad
y las sombras de la duda
se deslizan mil reflejos
de estelas de luna
que rielan sobre el mar.
Buenas noches locura.

732402699-luna-luz-cerdena-swimming-pool-fluir.jpg

Publicado en Amor, cielo, Luna, Mar, Soltar | Deja un comentario

Hojas secas

Tanta pérdida.
Siento que nada es mío,
ni el momento
ni la nada misma;
que la vida es ese viento
que se lleva las hojas secas
que, aunque vuelven a brotar y crecen,
acaban por secarse de nuevo,
como mi ocre vida,
que mas que saludar,
parece despedirse cada noche,
al apagar la luz,
al despedirse el día.
b397a7eb7f65bf64152124c15de7e477--colors-of-autumn-between.jpg

Publicado en Adiós, Alma, Poesía, Soledad | Deja un comentario

Luz y oscuridad

Y más de ti quisiera
y más de mí soltara.
Tanta luz
como oscuridad llevara,
a trocitos,
en un bolsillo del alma.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario

En mi mano

Todo lo que me queda de ti cabe en mi mano, la que sostiene mi corazón.

images (6)

Publicado en Amor | Deja un comentario

El amigo del tiempo

Paciencia es lo que tiene el amigo del tiempo que acompasa su paso, su ritmo, porque sabe que no se puede llegar antes ni, tampoco, después.
Se llega en el momento preciso.

17e864a06f702e744f717b69bdf56ab9.jpg

STEPS OF MONTMARTRE, PARIS, c.1936. Photograph by BRASSAI

Publicado en Adiós, Amor, Duda, Soltar | Deja un comentario

El latido de las palabras

Hay días en que parece
que cada palabra late.
Que cada letra del poema
teje su propio encaje.

Todo un misterio
que tiene su propio lenguaje.

Publicado en Amor, Mar, Poesía | Deja un comentario

En ese lugar del corazón

Cómo decirte lo mucho que te comprendo,
que compartimos hueco,
un mismo espacio,
un vacío intenso,
en ese lugar del corazón
en el que un día hubo alguien dentro.

tumblr_phz5m3tkW41veaphio1_540.jpg

Publicado en Amor, Pasión, Soledad | Deja un comentario

Momentos

Imagen | Publicado el por | Deja un comentario