Sol de otoño en la piel.

Recoge los pedazos, junta las piezas, aparta lo que solo existe en tu mente, deshazte de lo que sobra. Escúchate, mímate, no dejes que tus pensamientos te hagan tropezar contigo mismo a cada paso, a cada palabra hiriente de quien no te quiere.

Esta mañana he recogido el polvo de un ayer lejano que se empeña en acumular capas de suciedad sobre mi. Vuelvo a ver brillos, reflejos de mi. Vuelvo a encontrar a ese niño que siempre está ahí.

Cambio los trozos por la fuerza de las ilusiones, los rotos por hermosas cicatrices, las tristezas y los vacíos por sonrisas de medianoche y vida, mucha vida, para llenar de alegría rincones y espacios desangelados por el olvido de los días.

Hoy me propongo crear, sonreír, estar y ser. Nada difícil, solo eso que soy, eso que merezco, eso que cada uno de nosotros puede ser si queremos.

Hoy quiero agradecer lo que tengo, lo que soy y no pretender más que eso. Vida en el corazón. Paz en mi alma.

¿Me acompañas? ¿Saltamos?

2016-11-09 22.56.10.jpg

Publicado en Amor, Soltar | 1 Comentario

Poder decir adiós es crecer

“Poder decir adiós es crecer”
Gustavo Cerati

Esta frase ha inspirado este poema. Aunque, de hecho, lo inspira cada día mi intento de ser mejor persona. Aprendo cada día de mis errores, de mi soberbia, de mi inmadurez, de mi falta de voluntad, de mis éxitos, de mi alegría, de mi buen humor, de la sonrisa que me aparece cada mañana al levantarme, de aquello que ocurre cada día en mi vida. Doy gracias por lo que viví y por lo que vivo. Siento el roce del tiempo, la caricia del momento y la esencia de mi vida transitar a destiempo. Me quedó el regalo del amor, mal envuelto, envejecido pero que salió del corazón. Os dejo un poema hecho desde ahí, palpitando letras y pasión.

e179027f3d3b926de9ee72c387b306dc

Como el aire al respirar,
así deberíamos soltar.
Diciendo adiós. Sin sufrir.
Vaciando,
para, luego,
volver a llenar.
Así es de natural.

Como el péndulo
que viene y va,
así deberíamos soltar.
Porque todo se va
y, siempre, ese todo
vuelve a su lugar.

Nunca será igual.
Siempre diferente.
Pero siempre
se vuelve a colocar.
Y recordarás
que el principio era un manantial,
y al final,
aunque duela, debería ser igual.

Debo recordar,
que aquellas flores de primavera,
se caen al ver al otoño llegar.
Que así mudamos también nosotros.
Que aprovechamos el invierno
para ajustarnos la forma,
volver renovados
y llenos de la esencia,
que somos en realidad.

Siendo, somos.
Respirando, oscilando.
Yendo, viniendo.
Soltando,
volviendo a empezar.
Siendo siempre,
lo que siempre somos.

 

Publicado en Adiós, Amor, Soledad, Soltar | Deja un comentario

Un invierno y casi dos veranos

Con los años, hasta se nos olvidó que nos buscábamos.

Siento como si hubiéramos planeado encontrarnos desde el nacimiento, como si descubrirnos hubiera sido nuestro primer deseo. Un deseo inexperto, torpe y desorientado. Andábamos dando palos de ciego, como niños, con la seguridad de que existíamos pero sin saber dónde buscarnos.

Y llegó el día en que la sombra que habíamos creído resplandor cambió con un cruce de miradas. Costó recordar. Habíamos olvidado que nos buscábamos, pero se hizo el día en tus ojos, estalló el mar en los míos. Se hizo la luz, con tu luz, con mi mar y, en una ola, nos reconocimos.

Llego un momento en que vestimos las ilusiones con menos accesorios, con menos aditivos. Miramos al frente, cada vez con mas coraje, con menos dudas, ignorando penas caducadas y desvaríos. Nos reímos con más ganas, más seguros, con el espíritu claro de que había que disfrutar de lo que la vida nos regalaba.

Conseguimos cambiar cada noche el reparto, el argumento, el desenlace, el estilo. Desde la comedia al drama, rodando la vida en un escenario cada día distinto. No había tema tabú, ni letras que sobraran en las palabras. Dimos de comer al alma con poesía, intercambiando emociones, filtrando sentimientos y el latido de nuestros corazones en cada rima, en cada verso, con cada acento. Y seguimos juntos más de un año, bañándonos de sol y de sal, de reflejos de luna y de seda en la piel. Durante el día y, también, en la pasión de la noche.

Y cuando anocheció en nosotros y la rima se hizo solo papel, quedamos una mañana, muy temprano, para abrazarnos como nunca, para sonreírnos desde el alma amiga, para besarnos, por última vez. La lluvia nos vino a ver para limpiar el momento, mojándonos con lágrimas dulces, para endulzar nuestra alma. Ella sabía que no nos volveríamos a ver.

Envolvimos con las manos el recuerdo de nuestra piel, en los ojos el mar que tanto nos quiso y que rebosaba por nosotros sal y miel, en el corazón la luna que nos acompañó siempre, y en el alma el amor que nos profesamos una vez. Solo quedó recordar aquella llama eterna que duro un invierno y casi dos veranos esta vez.

Te vi, alejarte triste, para no volvernos a ver.

14225539_1243570362353787_8635586620317535079_n.jpg

Incondicionalmente

Publicado en Amor, Soledad | 2 comentarios

De ti, de mi, de los dos.

Lo esperaba todo de ti,
lo del día a día,
lo de mi,
lo de ti.
Lo soñaba todo contigo, 
la noche, el día,
el azul, el rojo,
el amor, la pasión.

Lo amé todo de ti.
Lo que era tuyo,
lo que no.
Tu calma, tu tormenta,
el cielo sobre ti,
el infierno en tus entrañas.

Viví todo contigo.
No lo olvido.
Agradezco lo vivido.

Al final, todo lo perdí.
Todo lo gané.
Todo lo aprendí.

Gracias amor.

 

blogy

Publicado en Alma, Amor, Pasión, PAZ | Deja un comentario

Sin rima ni compás


Mi mano está siempre ahí, para dártela y caminar contigo a donde sea.
A la vuelta de la esquina o, con la subida de la marea, navegar lejos,
lejos de este mundo y su locura.

Mi mano siempre está ahí para ti, para dar la vuelta al planeta o para refugiarnos en un portal al abrigo de la tormenta.

Mi corazón siempre late para ti, para ir al polo norte o al polo sur, donde el viento nos lleve, hinchando las velas, empujando la nave entre las olas.

No hay cierre ni pestillo ni llave que nos cerque más allá de los miedos
que viven entre nuestros atardeceres.

Por eso dejo las ropas, los miedos y me dejo la piel entre las zarzas de tantas tristezas, lo dejo todo atrás y miro al frente, de tu mano, siguiendo al sol, solos, desnudos, sin nada que ocultar. Libres y sonrientes.

IMG_5444 copia.jpg

Publicado en Amor, PAZ, Soltar | Deja un comentario

Las cosas que no me digo

Dejé de culparte.
Tú no tenías culpa.
Fue una mañana de sol,
mientras caminaba
conmigo de la mano,
por la orilla.

Había soltado la tuya.
Ya no había rencor,
solo la nostalgia
que me servía de abrigo.

Pronto me volví a cubrir de primavera,
me abrigué,
con mi mejor sonrisa
… y amé.
Amé intensamente.
Otra vez.
Aunque en esta ocasión,
fue a mi mismo.

Archivo 2-2-18 4 35 44.jpeg

Publicado en Adiós, Amor, Mar, Soltar | Deja un comentario

¿Te das cuenta?


¿Te das cuenta de que el mar
parecía abrirse para darnos paso?
¿Que la primavera asomaba y bailaba
cada vez que nos dábamos la mano?
¿Que cuando nos mirábamos,
volábamos juntos,
rozando las alas,
apartando miedos,
sintiendo el aire fresco en la cara?
¿Que aunque no te viera
o que mis dedos no te alcanzaran,
cuando te acariciaba,
ardía el universo,
como el fuego
en la piel que nos dábamos?

Me pregunto dónde está la habitación que inventamos,
las sábanas que removimos,
aquel lecho que nos abrazó cuando juntos,
allá en nuestro mundo,
tan bello,
nos perdimos,
para volver a encontrarnos.

Escoge

Publicado en Alma, Amor, Mar, PAZ | Deja un comentario

El mar tiene nombre de mujer

Ayer vi como el mar
perseguía la espuma de mis sueños.
Le vi seguir la estela del recuerdo
de aquella sombra esbelta,
de tu cabellera de oro, magia y misterio.

Le escuche invocar al viento
para volverte a traer aquí,
para despertarme entre sueños.

Llamé aquella tarde al sol
para alumbrar el momento.
No me quería perder el reflejo
de tus cabellos revueltos
ni su dorado rizo sinfín,
ni esa sonrisa,
ni tu mirada de miel
que siempre endulza mi cielo.

Ayer oí al mar decir “te amo”.
Aun no sé cómo lo escuchó
cuando lo susurré en tu oído
aquella tarde de invierno.

IMG_5293.JPG

 

Publicado en Alma, Amor, Mar, Pasión | Deja un comentario

Atrévete

Mira hacia adelante,
escucha el romper de las olas
en esa playa que aún no ves.
Relaja tu mano,
suelta la seguridad de lo conocido,
de lo que ya sabes.
Abrázate al viento que te corta el aliento,
dejándote sin respiración.
Deja de hacer lo mismo,
cambia de dirección.
Te espera la piel que sientes,
la pasión que desconoces,
el fuego que anhelas.
Besa este presente desconocido.
Siéntelo,
que para equivocarse siempre hay tiempo.
Arde de una vez en tu pasión

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Al amanecer

Al amanecer.
Cuando la piel del cielo se calienta.
Cuando, entre rojos y colores nuevos,
apareces,
para alumbrarlo todo de nuevo.

26731002_1794318077279010_4619517170260078160_n

Publicado en Mar, Soledad | Deja un comentario

Alambradas

Somos nosotros

quienes levantamos las murallas,

quienes ponemos límites,

quienes tejemos,

con nuestros miedos,

las alambradas.

Publicado en PAZ, Soledad | 2 comentarios

Seguiré

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Consciencia

José Luis Afán

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario