A medias

Quedó a medias.
Entre tú y yo,
todo quedó a medias.

La caricia en la piel,
el corazón esperanzado,
una disculpa sincera,
un abrazo,
todo a medias.

Silencios que lo dicen todo,
miradas de súplica,
miradas de amparo,
muchas palabras.
Todo.
Todo quedó a medias.

Los planes, los sueños,
tu huesuda y dulce mano,
aquella vida nuestra,
que imaginé,
que se dibujaba,
que viví, que acariciaba.
Toda ella quedó a medías.

Y ahora convivo con la ausencia
que yace en silencio en mi cama.
Respiro el aroma
que brevemente evapora
esencias, caricias y ganas.
Huyendo del ahora,
dejándolo todo en nada.

Todo quedó a medias,
diluyéndose entre palabras,
los besos,
las caricias,
escurriéndose entre los dedos,
como el agua,
como el mar en mis entrañas.

Quedó a medias.
Entre tú y yo,
todo quedó a medias.
La conexión,
la emoción
la amistad,
el amor,
todo,
nada.

73c011b6108fc8c8bf7810144bf9d016.jpg

Publicado en Amor, Luna, Mar, Pasión | 7 comentarios

Poder decir adiós es crecer

“Poder decir adiós es crecer”
Gustavo Cerati

Esta frase ha inspirado este poema. Aunque, de hecho, lo inspira cada día mi intento de ser mejor persona. Aprendo cada día de mis errores, de mi soberbia, de mi inmadurez, de mi falta de voluntad, de mis éxitos, de mi alegría, de mi buen humor, de la sonrisa que me aparece cada mañana al levantarme, de aquello que ocurre cada día en mi vida. Doy gracias por lo que viví y por lo que vivo. Siento el roce del tiempo, la caricia del momento y la esencia de mi vida transitar a destiempo. Me quedó el regalo del amor, mal envuelto, envejecido pero que salió del corazón. Os dejo un poema hecho desde ahí, palpitando letras y pasión.

e179027f3d3b926de9ee72c387b306dc

Como el aire al respirar,
así deberíamos soltar.
Diciendo adiós. Sin sufrir.
Vaciando,
para, luego,
volver a llenar.
Así es de natural.

Como el péndulo
que viene y va,
así deberíamos soltar.
Porque todo se va
y, siempre, ese todo
vuelve a su lugar.

Nunca será igual.
Siempre diferente.
Pero siempre
se vuelve a colocar.
Y recordarás
que el principio era un manantial,
y al final,
aunque duela, debería ser igual.

Debo recordar,
que aquellas flores de primavera,
se caen al ver al otoño llegar.
Que así mudamos también nosotros.
Que aprovechamos el invierno
para ajustarnos la forma,
volver renovados
y llenos de la esencia,
que somos en realidad.

Siendo, somos.
Respirando, oscilando.
Yendo, viniendo.
Soltando,
volviendo a empezar.
Siendo siempre,
lo que siempre somos.

 

Publicado en Adiós, Amor, Soledad, Soltar | 3 comentarios

Amanecer

Entre plácidos amaneceres

de azules, naranjas y fuegos,

duerme el deseo.

Como sábanas de satén azul,

entre la luz y el tacto de tu piel,

a la fresca brisa de un sueño.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , | 4 comentarios

Esta noche

Esta noche no podré evitar
volver a desear
sentirte junto a mi,
tan cerca,
acariciándonos la piel,
ardiendo bajo las sábanas.

Volveré a desear
saltarme todo lo aprendido
para ir a buscarte,
para sentir de nuevo esa mirada
que me hace sentir en casa,
para robarte un gemido
y acariciar, con los ojos cerrados,
tu piel, tan clara.

Esta noche, no podré olvidar tus palabras,
mientras te tiembla la voz de miedo y ternura,
mientras libras por dentro mil batallas,
cuando me confiesas
que me amas.

Esta noche seré tuyo
y ya no habrá nada
que pueda separarme
de tu corazón de plata

Publicado en Alma, Amor, Duda | Deja un comentario

Si me preguntaras…

Si me preguntaras,
te diría que me encanta
cómo acaricias las palabras,
cómo las dejas en libertad,
cómo desnudas las cosas,
para que sean verdad.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , | Deja un comentario

Paisajes elocuentes

Paisajes con carácter.
Paisajes elocuentes.

Mar y cielo intercambiando fluidos
y el viento,
rugiendo solitario,
como único testigo.

Publicado en Alma, Mar, Pasión | Deja un comentario

Soltar

Soltar no es decir adiós, sino gracias.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Solos

Nos hemos quedado solos,
mirándonos.
Nos hemos quedado como “helados”
al cerrar la puerta y soltarnos de la mano.
Diciendo hasta pronto
a las caricias,
al contacto,
a la cercanía,
al beso,
al ven que te abrazo.

Nos hemos quedado solos
mirándonos en el espejo,
escuchándonos,
completamente solos,
reclamando a gritos, silencio
a esa mente loca, que no calla,
para conseguir apreciar otra voz
que, con los días, hemos comprendido
que era nuestro propio y profundo,
grito de auxilio, nuestro abrazo.

Y hemos vuelto a descubrir
que estar lejos
no es estar distantes.
Que aun lejos
podemos seguir acariciándonos
con las letras,
con esas notas,
notándonos.

img_1103

 

Publicado en Amor propio, PAZ, silencio, Soledad | 2 comentarios

Mañana no estaré

Y hoy soy tuyo
y mañana no estaré.
Que no somos de nadie,
ni del derecho ni del revés.

… aunque ayer fuimos el uno del otro,
justo en ese instante eterno,
en que quisimos Ser.
Intensamente juntos,
aquella vez.

manos-entrelazadas-atardecer-300x200 copia.jpg

 

Publicado en Adiós, Amor, Pasión, Soltar | Deja un comentario

Te llamaba Luna

Te llamaba Luna
y no estabas.
Suspiraba
y la noche callaba.

– Te llamaba, mi luna. ¿Dónde estabas?

– Recorría la tierra, lo inundaba todo de reflejos en el agua, acariciaba en silencio inmensos silencios de sal y calma, montañas limpias, naturaleza en paz en cada rama.

– Me gusta verte de nuevo iluminándolo todo: silencios, sueños y un mundo que se ha detenido para poder echar la vista atrás y ver lo que ha dejado, para dejar espacio a miles de seres que, ahora respiran y cantan, duermen y se sienten en paz.

Brilla mi luna, llena la noche de reflejos, sueños y el embrujo de tu caricia rielando sobre el infinito cielo y la sal del agua.

Publicado en Alma, Amor, cielo, Luna, Mar, PAZ | 2 comentarios

Cielo e infierno

Ese breve instante … cuando cielo e infierno se funden en un atardecer.

Copyright 2020 José Luis Afán de Ribera
Imagen 10 de marzo 2020
Publicado en cielo, Mar, Pasión | Deja un comentario

Sombras al viento

Hay sombras a las que mueve el viento
y que al caer el sol se alargan.
Hay algunas raras luces
que me alumbran la madrugada
ondulando sombras hasta el alba.
Hay voces que se escuchan
entre el ruido y el tiempo,
que hacen latir corazones de plata.
¿Dónde estás mi luna dorada
que estoy ciego sin tu mirada?

 

Publicado en Alma, Amor, Luna, Mar, Soledad | Deja un comentario