Banco vacío

Te estuve esperando tanto tiempo
que acabé fundido entre palabras,
creyendo en soles sin esperanza,
sentado allí, sin hacer nada.

Abandoné la espera y salí a buscarte
y, en el intento, perdí el norte,
me quedé desnudo,
vestido sólo de alma.

Ya no espero.
Ya no temo.
Ya no muero.
Ya mi corazón canta,
como antes,
cuando era niño
dejando que todo pasara
y sólo importaba
vivir cada mañana.

estación.png

Esta entrada fue publicada en Adiós, Amor, Soltar. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Banco vacío

Responder a Caminando en Cristo Cancelar respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s