Corazones entrelazados

Mantuve intacto tanto tiempo aquel hilo que nos unía.
Soportó la terrible distancia del dolor y el olvido, la del tiempo perdido, la del ayer, la de mi hoy, la de un mañana que dibujé, yo solo, un día.

Sostuve el hilo pero nunca lo tensé.
Me guardé las ganas y esa ansia interminable en los bolsillos.

Ayer, paseaba descalzo entre la arena y el agua, entre este hoy lleno de vida y nostalgia, y aquel ayer tan claro!
La vista perdida entre ambos, entre el agua y el cielo, agradeciendo, respirando, paseando, … y aquel hilo se me escurrió entre los dedos, como el agua, como se fue aquel barquito de papel en el riachuelo del olvido, como el globo que empujaba hacia arriba y consiguió librarse de mi mano, dispuesto a alcanzar nubes, cielos y todos los sueños perdidos.

Ayer solté aquel hilo. Ayer me fui, porque ya no encontré ni una sola razón para quedarme, se me agotaron todos aquellos maravillosos motivos.

Me di cuenta que solo yo sostenía aquel hilo.

Fotografía: “Ese barquito de papel…” de Alicia Di Florio

Esta entrada fue publicada en Adiós, Amor, Soltar. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Corazones entrelazados

  1. Gloriosa dijo:

    Muy lindas imágenes, un artículo que me gustó mucho.

    Le gusta a 1 persona

  2. El hilo aun entre mis dedos
    Me niego a dejarlo ir
    Se iría con el parte de mi
    Sin el no soy Yo…

    Bellísimas tus letras..
    Abrazo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s