Palabras

Derramando su tibia luz sobre el mar,
aquella noche de verano,
la luna me susurraba.

Su voz hermosa y tímida,
me recordaba
cómo se hablan los corazones
cuando no pueden tocarse
y solo puede acariciarse el alma sin palabras.

Esta entrada fue publicada en Amor, Delirios, Luna. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s