Junto al mar

Llevaba la vida
hecha jirones,
la sonrisa
zurcida al corazón
y, hasta que la sangre
no se me quedó salada
junto al mar,
¿dónde si no?,
no veia salida
para todo el vacío,
para toda la distancia.

Ahora,
entre la luz del sol
que me da fuerza
y el mar que me da calma,
respiro luz y paz.

Hoy,
abrazo la felicidad
como a la mejor amiga,
sonrío y agradezco
todo lo que puedo sentir cada día.

2016-11-12 15.52.35.jpg

Esta entrada fue publicada en Amor, Luna, Mar, Soledad, Soltar. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s