Pedí un deseo

Hoy cerré los ojos
y pedí un deseo.
Deseé que el universo
protegiera a los que quiero.

Que cada minuto
que no hubiera pasado cerca de ellos,
volviera a mi como un regalo,
como una segunda oportunidad.

Era un anhelo imposible. Lo sé.
No vuelve el tiempo.
Ni un minuto.
Apenas fue un deseo.

Luego deseé saber agradecer
haberlos conocido,
y agradecí cada momento,
toda la magia.
Volver a sentir cómo se detiene el tiempo.
Y agradecí haber sido tan feliz,
agradecí todos los momentos
y aprender de ellos.

Ayer entendí lo importante que es la amistad
que le da sentido a los vacíos,
que los llena
y te recompone por dentro,
cuando ni tú mismo te encuentras
perdido por ahí dentro.

(Para tí, estimado amigo, que has recibido una segunda oportunidad que yo, ahora, agradezco.)

IMG_3247.JPG

Esta entrada fue publicada en Amistad, Sonrisa. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Pedí un deseo

  1. M. AN. dijo:

    Los deseos s pueden cumplír y siempre son bien recibidos.. Muy bonito tu mensaje en forma d versos.. 🙂 Abrazos d luz

    Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s