En letras 

Le recomendaron que escribiera,
que le serviría como terapia,
que curaría sus heridas,
al poner en letras
sus penas, sus dudas,
los miedos y  las alegrías.

Cuando terminó de escribir su primer libro,
pensó que aún le dolía,
que explicárselo todo a ella,
al papel blanco que siempre era su amiga,
no sólo todo lo removía,
sino que daba sentido a lo que ahora sentía.

Y fue a por el segundo.
Otra historia de las suyas,
de aquellas que le removían por dentro,
que le hacían olvidarse del tiempo
y que besaban su alma
con labios de verdades como flores,
con sus espinas
y con un terciopelo rojo,
como las rosas,
que acariciaba sus heridas.

Así fue cómo ella abandonó
el agujero en el que vivía
y se fue, pintándose alas en los dedos,
sin más tesoro que el amor que llevaba dentro
y todas las ganas de vivir su vida.
Eso sí la motivaba.
Ahora lo sabia.
Ese era su sueño.
El amor.
La vida.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a En letras 

  1. M. AN. dijo:

    Qué bonito!! 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s