Azabache y azul

Hebras de luz se colaban a raudales por la puerta, abierta a una orgia de azabache y azul.
Una puerta que siempre quedaba abierta porque ella ni se atrevía ni quería cerrar.
La luna se adueñaba así de oscuridades y misterios, derramando sobre ellos, reflejos de plata que daban a la pasión esa exacta cantidad de luz.
Iluminaba los objetos y jugaba a perderse entre las sombras y la piel sudorosa de aquellos cuerpos estremecidos sobre sábanas de tul.
Esos que se abandonaban para fundirse el uno en el otro, en sagrada comunión de deseos y almas.
Esa era la forma en que la noche y la luna eran cómplices de la aquella entrega secreta, de los amantes en sus noches de amor, en el límite del azul.

18156996_1494929220551232_6766920325377176832_n copia.jpg

Esta entrada fue publicada en Alma, Amor, Luna, Pasión. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s