Jugando

Revoloteas,
te asomas,
te escondes
y me soplas, de repente,
jueguetona,
detrás de la oreja.

Juegas a esconderte
y a aparecer
sin motivo aparente,
como una niña, alegre.

Eres, de mis días de primavera
lo mejor,
lo mas hermoso,
lo mas vehemente.

Consigues que sonría,
que me mueva,
que respire confiando.

Gracias Alegría
por venir a verme.

 

d766c84b0f19688b059ef2ce70899687.jpg

Esta entrada fue publicada en Alma, Amor propio, Sonrisa, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s