Entre latidos

El corazón me late fuerte
cuando veo tu barca
acercase a mi playa.
O quizás sea yo,
que acercó ese brazo de mar
a tu estela azul y dorada,
peinada de espuma blanca.

Las palabras alcanzan
esos rincones del alma
que no se airean con nadie más,
solo con quien de verdad te acompaña.

Al final dejan de sonar,
se esconden tras el ruido
de aquellos silencios,
y acaban por oírse
solo dos corazones
saltando juntos,
paso a paso,
risa tras risa,
mirándose,
latido tras latido.

Y, de repente,
todo tiene de nuevo sentido
y la vida vuelve a sonar
como una sinfonía
como un pálpito desbocado
que me deja sin respiración
cuando las olas
acercan tu barca
a mi playa
y yo, ya no me siento perdido.

13567334_10209989698527064_5398030511605273764_n.jpg

Esta entrada fue publicada en Alma, Amor, Mar. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s