En mis manos

Abrí las manos.
Tenía ver qué había estado sujetando tanto tiempo.
Solo había un rastro de luna, cielo y silencio.

Con aquella caricia,
lo que quedaba,
lo robó el viento.

37255712_645760585792377_4907706125224247296_n.jpg

Esta entrada fue publicada en Adiós, Amor, cielo, Mar. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s