Poco a poco

En el amanecer de un día,
poco a poco,
dejé de buscar tu rastro,
dejé de echar de menos tu recuerdo,
dejé de esperar que un día,
quizás un día,
fueras tú quien me echaras de menos.

Poco a poco solté los hilos,
corrí contra el viento para llenar
de aire limpio la cometa
y empecé a volar con ella.

Poco a poco,
te perdí en la memoria,
ya no imaginaba constantemente,
mirar la luna a tu lado,
ni miraba mi mano
preguntándome dónde estaría la tuya.

Poco a poco
desistí de alejarme,
de acercarme
o de sentirme
lleno de aquello.

Muy poco a poco,
mi piel dejó de extrañarte,
perdoné los espacios,
los vacíos que quedaron,
las omisiones y las culpas.

Y llegó un día
en que ya nada importó.
Ni tú ni yo
ni aquel amor
que cambió mi vida
y que vino a rescatarme.

big_1409269482_1382465804_image

Esta entrada fue publicada en Adiós, Amor, Amor propio, Soltar. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s