De la mano

Caminaré junto a ti
hasta que sientas
que puedes sostenerte.
Hasta que no te arrastre la corriente
y ya no navegues a la deriva,
perdida y sola.

Soltaré luego tu mano
para que sientas
que ya puedes,
que tienes el presente
en tus manos.

No me alejaré,
me quedaré a tu lado
por si quieres, ahora sí,
darme de nuevo la mano,
para caminar juntos,
para ser uno,
para ser,
rendidos uno al otro,
uno y dos,
pero juntos,
de la mano.

Rudolf Bonvie.png

Rudolf Bonvie

Esta entrada fue publicada en Amistad, Amor. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s