Entre ella y el mar

Ella vive en un haz de luz,
al filo de una tenue oscuridad, 
entre la sabiduría de la niña 
y la ignorancia más adulta. 
Siempre acarreando la dualidad.
Siempre la duda.

Se levanta al anochecer del día 
y se acuesta al alba de la noche. 
Entre el sueño y el desvelo.

Entre ella y el mar
no hay luna.
Después de ella
solo hay cielo.

Es inmenso el amor. 
Lo tiene en la mirada, 
Lo lleva en el corazón
que late a duras penas.

Dime qué tienes niña
que de amor te marchitas, 
qué provoca tu ensueño, 
tu dolor y tu melancolía.

Dime qué tienes 
que el miedo te paraliza.
La vida pasa tan deprisa.

Despierta a la vida.
Te está esperando, 
con los brazos abiertos, 
rompe con la apatía.
Despierta niña.

maxresdefault-1

Esta entrada fue publicada en Amor, cielo, Duda, Luna, Mar, Soledad, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s