Entre ella y el mar

Ella vive en un haz de luz,
al filo de una tenue oscuridad, 
entre la sabiduría de la niña 
y la ignorancia más adulta. 
Siempre acarreando la dualidad.
Siempre la duda.

Se levanta al anochecer del día 
y se acuesta al alba de la noche. 
Entre el sueño y el desvelo.

Entre ella y el mar
no hay luna.
Después de ella
solo hay cielo.

Es inmenso el amor. 
Lo tiene en la mirada, 
Lo lleva en el corazón
que late a duras penas.

Dime qué tienes niña
que de amor te marchitas, 
qué provoca tu ensueño, 
tu dolor y tu melancolía.

Dime qué tienes 
que el miedo te paraliza.
La vida pasa tan deprisa.

Despierta a la vida.
Te está esperando, 
con los brazos abiertos, 
rompe con la apatía.
Despierta niña.

maxresdefault-1

Esta entrada fue publicada en Amor, cielo, Duda, Luna, Mar, Soledad, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s