Sal

Diluir la sal en suficiente agua,
hasta que sepa dulce.
Mezclar la tristeza
con abundante alegría,
hasta que sonrías.
Removerlo todo bien.
Dejar reposar
un tiempo prudencial.
El que te haga falta.
Salpimentar al gusto.
Vivir. Vivir. ¡¡¡Vivir!!!

15390895_1345316665512489_5418010367002682740_n.jpg

 

Esta entrada fue publicada en Amor, Duda, Mar, Soledad, Soltar. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s