…de la mano.

Caminaré junto a ti
hasta que sientas
que puedes sostenerte.
Hasta que no te arrastre la corriente
y ya no navegues a la deriva,
perdida y sola.

Soltaré luego tu mano
para que sientas
que ya puedes,
que tienes el presente
en tus manos.

No me alejaré,
me quedaré a tu lado
por si quieres, ahora sí,
darme de nuevo la mano,
para caminar juntos,
para ser uno,
para ser,
rendidos uno al otro,
uno y dos,
pero juntos,
de la mano.

15170768_1672752869722279_8992938752334436415_n.jpg

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s