En un rincón del alma

En un momento, se detiene el tiempo,
se pone en marcha una ausencia seca y árida.
Se descubre un inmenso vacío,
en apenas un espacio de nada.

En un momento, arranca la tormenta
y estalla en pedazos la calma.
De repente, el silencio grita,
y luego, el estruendo calla.

Sentimos la herida de la lejanía,
de la corrosiva distancia.
El infierno que nos quema en llamas.
Desde el corazón se escucha la llamada.

Y, de repente, cruzamos las miradas.
Imposible ignorarlas.
Mares de emociones en cascada
que invaden, con un violento caudal,
aquel vacío que todo lo llenaba.

Ya después,
el amor,
el cielo,
y al final,
la calma.

¡Hay tanta emoción en un solo rincón del alma!

source-1

Esta entrada fue publicada en Amor, Luna, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s