Sombras alargadas

Hay sombras a las que no mueve el viento
y que al caer el sol se alargan.
Hay algunas raras luces
que alumbran la madrugada
formando sombras hasta el alba.
Hay voces que se escuchan
entre el ruido y el tiempo,
que hacen latir corazones de plata.
¿Dónde estás mi luna dorada
que estoy ciego sin tu mirada?

Esta entrada fue publicada en Amor, Luna. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Sombras alargadas

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s