Acaso

Quizás el sol
dé calor a mis versos
o tal vez sea la luna
la que deja su estela tras ellos.
No sé si tú ahora
los estarás leyendo,
si los estarás sintiendo.

Quizás solo sea yo
que le doy forma a mis sueños
y escucho aquella música
entre rimas y besos.

Quién sabe de cuántos pasados
se componen los recuerdos
y, si solo con recordar,
tiene bastante el corazón
para seguir latiendo.

Cuántas veces hay que suspirar
para dar un vacío por lleno.
O será, acaso,
que hay que desalojarlo primero.

Y por tanto, hay que concluir,
que está todo en los versos,
que no importa ya
si lees o no lees esto,
que de pasado no se vive,
solo se muere de a pocos,
cuando se pierde el tiempo
y se funden amor, olvido y recuerdo.

Pero, sobre todo, al final,
el corazón entiende
que el amor nunca muere,
que aparece siempre,
cuando el pensamiento se olvida
del maldito enamoramiento.
Porque ahora sé,
que el amor perdura,
que me sostiene desde dentro,
siempre arriba y abajo,
de noche y de día,
en este mundo de amores y versos.

WNvzlVU.jpg

Esta entrada fue publicada en Adiós, Amor, Amor propio, cielo, Soltar, Sonrisa. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s