La brisa que trae

Sé que hay días
que aún recuerdas
aquella brisa.
Sé que a días,
la maldices.
Sé que esa sonrisa
está llena de matices.
Que hay rincones
de ti y de mi
que ni cuentas
ni dices.
Que no quieres recordar
ni sentir,
porque hay días
que esas cicatrices
queman la piel,
hielan la sangre
y, aun ahora,
saben a la miel
de los días
y las noches
de ser dos
y uno a la vez.

(Agosto 2016)

IMG_2885.jpg

Esta entrada fue publicada en Mar, Poesía, Soledad, Soltar. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s