Camino

Hubo un tiempo
que cerraba los ojos
y podía recorrer
mil veces su cuerpo,
sin perderme,
sin echar nada de menos.

Sonreía imaginando
que su piel
era mi camino,
y eso era más que suficiente.

Hubo un tiempo
que me sentí camino,
que, cuando me miraba a los ojos,
desaparecía el mundo
y caminaba sin destino.

Siempre recordaré
la cordura,
sentir claro mi norte,
saber que aquella,
fue mi mas bella locura.

2017-05-16 08.44.33

© José Luis Afán de Ribera

Esta entrada fue publicada en Alma, Amor, cielo, Pasión, Soltar. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s