Corazón de plata

No sé cómo ha de ser,
no sé cómo ha de venir,
no sé el engranaje que ha de tener
sólo sé que no quiero huir.

Mátame por amor,
que por temor
solo me oculto
y desaparezco entre el olvido de las cloacas.

Conozco la sombra
que alarga el recuerdo
de la tormenta,
del ave sin alas.

Sé del peso
que soportó tu corazón de plata.
Cuando ya no había dónde buscar,
ni nadie a quien hablar
cuando llegaba la madrugada.
Cuando solo quedaba soñar,
llorar e ir a nadar con la luna,
desnuda la piel y el alma,
en la noche estrellada.

Hoy hay racimos de caricias
que sedientas de emoción
se desparraman sobre ti
para hacer con ellas
otro corazón de plata,
de oro y de amor sin palabras.

Esta entrada fue publicada en Alma, Amor, estrellas, Luna, Pasión, Soledad. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Corazón de plata

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s