En color

Peino melenas en nubes de algodón
en cielos de azul infinito
recordando aquel verano
en que tuve que morir
para preservar el momento,
el abismo a la felicidad,
para conservar,
con los ojos cerrados,
la sensación de volar
sin que hubiera donde agarrarse
o la libertad de callar
y que el mundo no se alterase.

Pinto de colores el desdén
queriendo cambiarlo por poemas,
en letras de bien coser
que alivien y calmen la pena.

Azul en la retina,
fuego en el cielo,
rojo en el corazón,
el tono no importa,
aunque sea marrón.

Aquelarre de emociones,
tormentas de pasión,
brisas y calmas profundas
y caminos de ilusión.

Esto es lo que da de sí,
una tarde junto al mar.
Llena de ti y de mi.
Sin que lo sepas,
sin que ni tu ni yo
lo podamos remediar.

IMG_4319 copia.jpg

Esta entrada fue publicada en Alma, Amor, Amor propio, cielo, Mar, Pasión, Poesía, Soledad, Soltar, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s