… y qué!

​Encontré este poema entre notas, grises recuerdos y agradecimientos infinitos.

Si tenemos el coraje y la humildad de mirar atrás, podemos entendernos en el hoy.

Diciembre 2016.
Aunque te eche de menos.
Aunque se me caiga el cielo
entre las yemas de los dedos.
Aunque estés junto a mí
y a la vez tan lejos.

No te molestaré diciéndote
que te echo de menos,
que me aplasta el cielo,
que sin estar aquí
siento todo el peso de tus besos,
Como siento el peso del vacío,
de las horas y de los días perdidos.

Sí, lo sé,
es un sinsentido,
un espejismo de ayer,
una lupa observando
un tiempo perdido

… aunque nada vuelva a ser.
Y qué

rumi

Esta entrada fue publicada en Adiós, Amor, Soltar. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s