Cerrar la persiana

Porque hay días en que uno cierra la persiana y se permite sentirse, quererse, aislarse, alimentarse o, simplemente, buscarse porque estaba extraviado, no perdido.

Hay días que uno no quiere angustias innecesarias y ha de perderse para poderse volver a encontrar.

Esta entrada fue publicada en Amor propio. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cerrar la persiana

  1. Pilar Navio Masegosa dijo:

    😘😘

    Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s