Te llamaba Luna

Te llamaba Luna
y no estabas.
Suspiraba
y la noche callaba.

– Te llamaba, mi luna. ¿Dónde estabas?

– Recorría la tierra, lo inundaba todo de reflejos en el agua, acariciaba en silencio inmensos silencios de sal y calma, montañas limpias, naturaleza en paz en cada rama.

– Me gusta verte de nuevo iluminándolo todo: silencios, sueños y un mundo que se ha detenido para poder echar la vista atrás y ver lo que ha dejado, para dejar espacio a miles de seres que, ahora respiran y cantan, duermen y se sienten en paz.

Brilla mi luna, llena la noche de reflejos, sueños y el embrujo de tu caricia rielando sobre el infinito cielo y la sal del agua.

Esta entrada fue publicada en Alma, Amor, cielo, Luna, Mar, PAZ. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Te llamaba Luna

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s