Así aprendí a volar

Cuando yo era niño estaba siempre jugando y saltando.
Estiraba el brazo hasta casi perder la mano,
con tal de tocar las hojas de los árboles,
allá en lo alto.

Soñaba que volaba,
imaginaba el viento
hinchando mis alas
para pasar volando sobre esos árboles.
Rozaba con mis plumas blancas
las copas de los pinos,
atravesaba las nubes al pasar,
haciendo piruetas sobre el mar,
rizos en el cielo.
Todo en un suspiro,
cortando el viento.
Notando la fresca brisa sobre mi rostro
al subir y bajar desde las nubes hasta el suelo.

Cuando era niño
no luchaba cual guerrero invencible.
Cuando yo era niño,
no me hacía falta ganar o perder.
Eso no existía para mi.
Eso vino luego.

Cuando yo era niño
no soñaba con ser libre
ni usaba mi imaginación para verlo.
Me bastaba con mirar al cielo para serlo.

Me enseño mi padre,
con él aprendí a volar
cuando me lanzaba hacia el cielo.

© José Luis Afán de Ribera

Father and Son

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Así aprendí a volar

  1. Ernst Serrallonga dijo:

    Muy bien pájaro

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s