Acaríciame el alma

Estiras de mis sentimientos,
como hacen los niños de la falda de su madre,
sin trucos ni engaños ni amagos,
con esa sonrisa que veo en tus ojos,
brillante y frágil.

Me preguntas cómo estoy
y me haces hablar.
Y te lo cuento todo,
sin dejarme un detalle.
Siempre te confío mi alma.

Hoy me pides que te sostenga
mientras pasa la tormenta.
La tempestad
que se ceba en ti
y hace desaparecer
tu calma.
Y yo soy feliz,
Porque puedo acariciar tu corazón.

Luego,
te arranco una sonrisa,
una luz,
una pequeña melodía,
y sé que has recuperado
tu paz,
el aire que respiras.
Y ya estás dispuesta de nuevo
para darlo todo,
para regalar caricias al alma.

2016-12-02 23.55.08.jpgArchivo 2-12-16 23 57 05.jpeg

Esta entrada fue publicada en Adiós, Amor, Luna, Soledad, Soltar. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s