Reflejos de sol

80082607.jpg

Tardes como éstas
que lo tiñen todo,
del anaranjado al rojo,
del azul
hasta amarillo limón.
Evocan el recuerdo
de aquellas horas de verano
cuando,
tumbados al sol,
en tu playa preciosa,
nos acariciábamos el alma
mientras nos desnudábamos,
palabra a palabra,
sin ningún pudor,
amándonos,
brillando la sal
en la piel.
Tostados,
por la brisa y el sol.

Esta entrada fue publicada en Amor, Mar. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s