El mar tiene nombre de mujer

Ayer vi como el mar
perseguía la espuma de mis sueños.
Le vi seguir la estela del recuerdo
de aquella sombra esbelta,
de tu cabellera de oro, magia y misterio.

Le escuche invocar al viento
para volverte a traer aquí,
para despertarme entre sueños.

Llamé aquella tarde al sol
para alumbrar el momento.
No me quería perder el reflejo
de tus cabellos revueltos
ni su dorado rizo sinfín,
ni esa sonrisa,
ni tu mirada de miel
que siempre endulza mi cielo.

Ayer oí al mar decir “te amo”.
Aun no sé cómo lo escuchó
cuando lo susurré en tu oído
aquella tarde de invierno.

IMG_5293.JPG

 

Esta entrada fue publicada en Alma, Amor, Mar, Pasión. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s