Uno nunca sabe cuánto silencio va a encontrar tras la puerta.

No quiero correr,
ni echar la vista atrás.
Voy a mirar de frente,
dejar de frenar mis pasos,
de caminar lentamente,
como si hubiera que estar pendiente
de no avanzar de más.

Me engaña la mente,
por eso escribo,
porque los recuerdos mienten.

cropped-puerta-azul-2560x6404.jpg

Esta entrada fue publicada en silencio, Soledad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s