Atardecer junto al mar

Te busco,
mientras encuentro que el olvido
es como un amigo perdido.
Como se asume
un inexistente destino.

Te encuentro,
en cada rincón,
subiendo y bajando
recorriendo mi piel,
en cada sonrisa,
en cada latido.

Te veo sonreír a mi lado,
Al compás de la brisa,
dándole nombre a cada sombra.
Acariciando el olvido.

Y te busco y te encuento en el viento,
que ya no es el mismo,
que revolotea entre colores
desde el rojo al azul marino.

De repente,
me parece sentir tu esencia,
un perfume intenso y dulce
que pinta de nuevo los colores
de aquellos atardeceres de estío.

Sonrío emocionado.
Me doy cuenta de lo que evoca
pasear junto a un mar,
embravecido por la memoria,
que aun revuelve el corazón,
con el recuerdo de aquella caricia
que provoca mil suspiros
y que siempre me mantiene vivo.

viernes.jpg

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s